Vacaciones en tres actos

Hanah Valentín*


 

Muchos son los españoles que a esta hora se encuentran ya de vacaciones. A la hora de elegir los condicionantes imperan ya que el bolsillo no da para demasiado (los más) pero a pesar de ello hay que ir de vacaciones o si no te miran mal. Te conviertes en un bicho raro que prefiere quedarse en casa para no gastar. El concepto gasto se ha desmembrado muchísimo en la sociedad actual ya que con la tarjeta y los créditos personales son la tabla de salvación de muchos. Pero esa solución vestida de corderito inocente o de anuncios publicitarios que nos conmueven, lleva dentro todo un entramado que nos va a dejar "a dos velas" si no andamos listos. Pero hay que salir, a veces sin tener claro ni a donde queremos ir, pero mola cantidad decir que hemos llega de la Republica Dominicana o que hemos ido de crucero por el Mediterráneo. Nada más llegar nos recibe en el buzón el recordatorio de que todavía no hemos saldado nuestro crédito personal para poder irnos de viaje. Y es que estamos tan convencido de que esta manera de disfrutar de nuestro tiempo libre es lo que realmente necesitamos. "Desconectar", frase manida y ambulante que todos llevamos en el bolsillo a la hora de convencer y convencernos de que salir es imperiosidad y quedarse es ser un muerto de hambre. Pero además es que el hambre no podemos dejarla colgada en casa, hay que alimentarse en las vacaciones. Después entre el comedor del niño y la suegra que nos llena la nevera cada quince días vamos tirando, ¡pero nos hemos ido de vacaciones!. En Canarias más de 110.000 personas han contratado un préstamo para viajar. ¿Cómo se puede estar tranquilo si al regreso todavía debes esos días de asueto al banco? Y si me lo pones más duro todavía, podríamos estar pagando el crucero hasta la comunión de nuestra nieta. España no va bien, aunque digan lo contrario, solo que a algunos les gusta hacer un guiño a la suerte y eso a veces deja consecuencias desagradables. 

*Corresponsal político.

"La Ramona"

Hanah Valentín*


Nunca hemos tenido tanta proyección a nivel nacional como la que ahora tenemos porque interesa muy mucho nuestro voto. "La Ramona es la más deseada de los votos de mi pueblo, Mariano, te quiero. A pesar de la distancia ya se quitan el sombrero, Mariano te quiero".  "Nueva Canarias es famosa y su voto es un lucero, Mariano te quiero. Para ser muy avispada necesitas pulso y tiento, Mariano, te quiero". "La Ramona se ha hecho Vip en las gradas del Congreso, Mariano te quiero". 

Afinen bien los puntos y pongan la íes en negrita porque nunca se sabe. La golosina es muy seductora y podremos pedir el oro y el moro, pero ¿llegaremos a tenerlo?
Precaución "Ramona" que aunque seas ya tan famosa y todos los ojos de España y su gobierno están pendientes de ti, las cosas a veces no son del todo como nos las pintan. Y si me apuran un poco, "yo pediría el 50% por adelantado. Canarias necesita hombres para defender sus intereses, pero sobre todo, personajes que entiendan y sepan entendernos. Lo demás se queda siempre en un mero pasacalle y un aparentar lo que no somos. Ayer cuando escuchaba en boca del presidente Rajoy pronunciar "islas Canarias" sentí tristemente que solo eran dos palabras de pecho para fuera. ¿Montaje o interés? Lo dejo a la elección de quien lo lea.
*Corresponsal político.

¿En busca del Dorado?

Hanah Valentín*


Quizás no haya pasado todavía demasiado tiempo de aquellas expediciones que buscaban en otros continentes. Hoy "buscar el dorado" es el refugio de muchos para llevar la mochila llena y esconderse del fisco. Hasta nuestro querido Mariano está en estos días haciendo las Américas en busca de esa respuesta que le haga sentirse seguro de todo el Tsunami que tiene montado en España. Grandes olas se avecinan a las costas de Génova que presagian barrer con todos los papeles que allí se esconden. El laberinto es interminable y si nada lo remedia los trabajadores del ladrillo dejarán de estar en paro porque no habrá celdas disponibles. El caballito de madera de nuestro presidente ya cruje por todos lados. A ver si se va a caer y a perder los papeles que hasta el día de hoy le vienen salvando. Por lo pronto está a salvo hasta el día diez de mayo y muchas más cosas se van a suceder. Pero si el panorama cambia demasiado en estos días cuando llegue del otro lado del Atlántico no conocerá a nadie ni sabrá, ni tendrá conocimiento de lo sucedido, ¡su gran misterio!, señores.

*Corresponsal político.

Panaceas y otros remedios

Hanah Valentín*


 

No a veces es conveniente tratar de remendar una cosa que por si misma se de deteriora. El tiempo, ese enemigo implacable siempre nos alerta y nunca nos traicina, porque de él denpende lo que logremos. Todo tiene su ciclo de vida y hasta las estructuras más sólidas se resquebrajan. Un buen mantenimiento si, pero siempre con la inteligencia necesaria para saber hasta dónde ese mantenimiento es posible. Cuando algo ya no da más de sí tenemos que hacernos a la idea de que panaceas milagrosas o remedios caseros no van a resolver el problema. ¿Cómo la cirugía puede hacernos volver a los dieciocho si ya hemos cumplido los cincuenta? Es que ni el más pintado puede llegar a conseguirlo por muchas visitas al quirófano. Los ojos son  los  que delata y eso por mucho bisturí es imposible. Mirar a sus cuencas  es la prueba del algodón. Pero existen otras como las  arquitectónicas que una vez comienzan a tener goteras ya nunca más serán las mismas. Podremos restaurar, pero jamas volver al principio. Las normas, proyectos, leyes también tienen su caducidad ya que la vida se está renovando en cada minuto y las necesidades no son las mismas de ayer. Parchear no sirve sino para alargar su agonía arrastrando con ello consecuencias adversas para quienes están viculados o sometidos a ellas. En resumidas cuentas todo tiene su proceso de duración. Desde el momento en que nacemos ya nos estamos haciendo viejos y querer intentar tener un pulso con la propia vida es como querer tapar al sol con nuestro dedo índice, porque "Cuando insistimos en ser siempre los mismos, nos deformamos".

*Corresponsal político.

Política y acciones judiciales

Hanah Valentín*


 

Los “cocinillas” de nuestra política  ya se han comprado los delantales para hacer frente a todos los manchones que a diario se les vienen encima.  Parece ser que ahora ya se mueven un poco más y tratan de salvar esa tortilla que se les está quemando por las dos caras.  Unos más que otros, pero los días pasan irremediablemente y los tiempos de cocción hay que respetarlos.  Vivimos en la superficie y al hacerlo tratamos de conseguir que ese vivir superficial sea muy satisfactorio. Toda nuestra estructura social, económica, política y moral se basa en la competencia, y cuando no hay tema sacamos del desván alguna cosita para marear la perdiz.  Pero continuamos con la tarantela de siempre y nos reivindicamos en ser o parecer bien distintos de lo que somos. Esa unión inexistente donde a la de cambio tratan de imponerse solo consigue que se abran más y más brechas coyunturales entre los socios. Hay que cambiar desde dentro para crear fuera y hacer creer que en nuestra casa las tortillas salen bien. Por otro lado hay que seguir haciendo bulla en los juzgados, porque otra cosa no se ve, sino entrar y salir con las sentencias en la mochila y la cara sonriente. ¿No estaremos equivocados con todo esto?  Y por si fuera poco, las multas por no hacer los deberes a su debido tiempo que nos traerán más de un quebradero de cabeza. Los hornos están al rojo vivo y la justicia tratando de no poner demasiado picante en las resoluciones para que no se quemen la boca.  Inaudito, a la vez que muy triste.  

*Corresponsal político

La estamos liando parda

Hanah Valentín*


 

Aconteceres inciertos que se acumulan en las agendas políticas y que a la sazón están continuando con su idea de desmantelar  todavía más al país. Se abastecen de ilusión pensando que todo está bien y vamos remontando. Nada más triste que eso porque la cruda realidad es la que vemos a diario entre el pueblo llano. A pesar del mega- asesoramiento  de ministros y de diputados la cosa no funciona, ¡hasta la agenda del presidente! que se queda a la vista y  sus "secretitos de salón" están en boca de todos. La vuelta al cómic más absurdo por parte de  la España del siglo 21 parece no dar a vasto, con tanta burocracia barata y casi sin escrúpulos con la que a diario se enfrentan miles de personas al borde del desahucio y la sanidad revienta por los pasillos de los hospitales. Mientras tanto otros deciden restaurar su honorabilidad,  entran por las puertas traseras para que no se les vea y los que más ya tienen el rostro tan cimentado que ni siquiera se les agrietan los maquillajes. La estamos liando parda y con todo esto el futuro se antoja gris y taciturno. ¿Qué  nos veamos nuevamente en las urnas es algo más que probable? En esta tabla de ajedrez llamada Unión Europea ya no cuentan los tiempos, solamente la pericia de aquellos que realmente "Sí" piensen en España.*

Corresponsal político.

Al compás

Hanah Valentín*


 

Cuando ya muchos nos preparamos para hacer "sofin" en un  fin de semana largo porque estamos de carnaval, el compás de la actualidad sigue marcando las notas de esta partitura mediática, de favoritismos y enchufes, de descaros y de remiendos mal amañaos. No cabe la menor duda de que siempre hemos ido dando en cante a donde quiera que vayamos. Los famosos vienen a nuestro país atraídos por el sol y la paella, porque ya lo de los toros pasó. Nos desangran las sanguijuelas de esos que dicen llamarse políticos bien preparados y de repente pasan a convertirse en presuntos culpables de una trama que lo menos que hace por este país es sacarlo adelante. Juramos y perjuramos que nada sabemos y que nada hemos firmado, pero estamos metidos hasta el tuétano en el meollo de la cuestión. Pero también esta la España trabajadora, la que ama a su país y no pide nada a cambio, solamente trabajo y tranquilidad. La esencia de una nación a la que todos quieren y de la que todos nos sentimos orgullosos siempre y cuando las cosas se hagan bien. Sobra decir que este país ha dado al mundo mucho y que hoy por hoy también nos deben mucho, pero eso no importa cuando las cosas son el fruto de esfuerzo e inteligencia. Y como bien comenzaba diciendo que ya estamos inmersos de lleno en el Carnaval, al compás de sus rondallas y comparsas, de la ilusión y del esparcimientos en estos días de descanso y picaresca, cabrían recordar unas palabras que de boca de alguien muy representativo de esta nación salieron en prensa; "tengo ganas de que acabe todo esto para largarme de este país". Y que casualidad señores, ha sido absuelta en este país. Una bofetada sin mano que le dará mucho que pensar. Por lo demás en el trullo todavía hay plazas libres. 

*Corresponsal político.

Paradigma

Hanah Valentín*


 

Un paradigma es un ejemplo que sirve de norma. Los ejemplo que desfilan frente a nosotros cada día dejan mucho que desear a la hora de dar ejemplo de civismo y cordura. De lealtad y de ética. Ya nada se corresponde con lo que los tribunales balbucean porque solamente se les permite eso, balbucear o callar para siempre. Hacer leña del árbol caído se ha convertido en el deporte institucional por antonomasia y los apelativos y las frases elaboradas son ya formularios incluidos en la gramática actual. Nada se corresponde con nada porque lo auténtico se evapora por las cloacas haciendo el desarraigo entre los ciudadanos por esa falta de moral que ya no se la conoce ni por la sombra. ¿Qué ocurrirá a partir de ahora? Que se lo pregunten al mandatario de los EEUU que parece ser el único que tiene la ideas bien claritas. Por los demás, seguiremos tragando lo que nos echen y sin derecho al pataleo.

*Corresponsal político.

¿Alternativa a una marca turística?

Salvador García*



Los alcaldes de tres municipios del Valle de la Orotava (el de Santa Úrsula no acudió a la cita) coincidieron, en el curso de un encuentro convocado por el rotativo tinerfeño Diario de Avisos, en la conveniencia de una marca turística única. Ya hay alguna experiencia anterior, a principios de siglo, cuando se quiso incursionar en los mercados con un producto complementario basado en las peculiaridades de cada uno de los municipios, pero la intentona fracasó: los desequilibrios presupuestarios y una filosofía más pragmática, aplicable incluso pese a las connotaciones políticas, y añadida la enésima inhibición empresarial, traducida en la contraposición de intereses, dieron al traste con lo que no dejaba de ser una aventura.
Y eso que había entre los antecedentes un provechoso modelo de cooperación interadministrativa como había sido el Plan de Excelencia Turística del Valle que debió servir para ir fraguando lazos o hábitos que se reflejaran en una nuevo concepto, en una nueva nueva cultura de entendimiento para estudiar opciones de futuro que fueran rentables, sobre todo, en el ámbito promocional. Adaptación peatonal de vías, mejora de entornos y espacios públicos, accesibilidad y nuevas dotaciones fueron los frutos de las inversiones de aquel Plan que cualificó la oferta bien es verdad que de forma insatisfactoria.
Esa oferta se sustanciaba en el criterio de la complementariedad. El Puerto ponía los turistas y los establecimientos (sol y playa, por supuesto); La Orotava, la monumentalidad patrimonial y arquitectónica; y Los Realejos, el tipismo, la paisajística rural y las actividades derivadas del naturalismo. Los criterios eran, cuando menos, atrayentes. Otra cosa es que cuajaran y se supiera “vender” el producto. No resultó. Por diversos factores, entre ellos el afán controlador del Cabildo Insular y su sociedad de promoción, muy preocupada en que todo estuviera bajo su paraguas y en que el Puerto no se saliera de sus cauces. Claro: tenía el nombre, la experiencia, la proyección en buena parte ganada desde que empezó a hablarse de turismo como sostén productivo en la isla. Que caminara solo no era, para el órgano insular -muy influenciado también por el poder empresarial- una alternativa que interesase.
Eso significó que volvieran a diversificarse las vías de promoción. Con circunstancias presupuestarias condicionantes. Si ahora mismo, la consignación del gasto turístico asciende a cien mil euros, recordemos que es sensiblemente inferior a los trescientos cincuenta mil que llegó a tener en el pasado, más las cuotas de asistencia a ferias y convocatorias promocionales que permitían estar al menos una vez al mes en los escaparates. Eso es lo que el Cabildo Insular veía con recelo, como si no se quisiera que el Puerto repuntara, tal fue así que, tras el desacuerdo registrado en una nueva redistribución de los fondos presupuestarios, el consistorio portuense afrontó en solitario la última edición del festival de cine que ahora, por cierto, quieren resucitar en otras latitudes.
Es significativo que los alcaldes coincidieran en esta voluntad de contar con “una marca turística única”, cuando no hace mucho, tal como se recoge en el interesante reportaje del citado encuentro, liquidaron la Mancomunidad del Valle por manifiesta inoperatividad y por querer ahorrarse, en realidad, unos miles de euros. Como también llama la atención que el Puerto de la Cruz suprimiese un logotipo que se paseó con éxito y gran aceptación por medio mundo desde los años ochenta (obra de Facundo Fierro) y decidiese sustituirlo por algo bastante más impersonal, acartonado y repetido en otros destinos (con todos los respetos para los creativos).
Pero, bueno, veamos hasta dónde llega esa voluntad, ahora que sigue la bonanza y los alcaldes, faltaría más, se congratulan de los incrementos y de los récords, apelando a unas horas más en sus localidades, a una mayor involucración del sector privado (¡ejem!) y a los supuestos beneficios (están por demostrar, mientras el debate sobre el modelo se prolonga y nadie habla sobre las condiciones de la financiación y del valor patrimonial) derivados de una infraestructura a la que han dado carta de panacea, ¡sin estar aprobado el proyecto!
El caso es que se puede compartir la filosofía, que haría bueno (teóricamente) el tópico del motor económico; pero, no nos engañemos: habrá que crear una cultura diferente (lo que no es nada fácil), a sabiendas de que mucho tendrá que cambiar el 'modus operandi' no solo para acercar posiciones sino para integrarlas y compartirlas. Después de la declaración periodística, teniendo en cuenta que el mandato avanza inexorablemente y que los recursos siguen siendo menguantes, manos a la obra. A ver...

*Periodista. Presidente de la Asociación de la Prensa de Tenerife.

Infeliz y multimillonaria

Hanah Valentín*


 

A veces la vida nos muestra su cara más dura y no por tener todo lo que uno quiere se puede ser inmensamente feliz. La vanidad y la presunción están muy apegadas a la sociedad y siempre ha sido así. Se nos valora por lo que tenemos y no por lo que somos. ¿Qué hace el dinero con nosotros? Enfermarnos de soledad y desdicha porque jamás nos sentiremos completamente seguros con las alforjas repletas. La sumisión de la primera dama estadounidense hace más verídicas estas conclusiones, mostrándonos unas imágenes de infelicidad que no se corresponden con el valor adquisitivo y poder internacional que posee. Cuanto más dinero almacenamos más aislados estamos del mundo, de la sociedad. Los políticos ansían grandes placeres en el otro lado del mundo cuando en realidad no tienen nada sino una cartera en el gobierno que a la de cambio desaparece bajo sus pies. 

La idiosincrasia de este país sigue formando parte de su historia porque lamentablemente seguimos siendo los mismos sin remisión. La desfachatez se impone entre las más altas esferas y aún así seguimos creyéndonos las letanías y sermones que diariamente nos echan. Se suele decir que la cara es el espejo del alma y por mucho maquillaje y esnobismo que le pongan, en el interior de la mirada siempre se esconde la verdad.

Carta a un ególatra

Hanah Valentín*


 

Egolatría: culto del yo. Diríamos que a lo largo de la historia de la humanidad hemos tenido muchos ególatras. Ganar entre los suyos es un ejercicio fácil y creerse el mejor una falta de respeto. Hoy en día "familias Tramp" hay mogollón, siempre unidos a pesar de los avatares. ¿Se ha parado usted a pensar por un momento que la España que le necesita está harta de tanto paseíllo, cuando la plaza ya no está "abarrota" y el descontento emana por calles, oficinas, hospitales y colegios? Habiendo una disconformidad elevada con sus proyectos y sus maneras de gestionar el país, ni tan siquiera a usted le pica la curiosidad de sentarse frente a la ventana y hacer una introspección profunda sobre sus actuaciones. Como bien repite en cada una de sus declaraciones las leyes están para cumplirlas pero también habría que añadir que dichas leyes hay que acondicionarlas y estructurarlas de manera que no queden desfasas en el tiempos. Pero este sería el argumento para otra epístola, como bien diría usted por su preparación. No merece la pena profundizar más en este asunto por que ya le hemos entendido como bien dijo en el comité nacional de ayer mismo " su partido y usted solo creen en usted y su partido" y como bien lo ha venido haciendo desde que comenzó su legislatura. Todos necesitamos de todos señor presidente y a pesar de su buena planta a veces no le acompañan demasiado sus maneras de actuar. Y eso que ahora ya está un poco más sueltecito con eso del plasma y de las salidas graciosas que alguien le debe haber aconsejado. No pongo ni he puesto en duda jamás su inteligencia, pero a veces hay que bajarse de las alturas ya que las torres llegan a caerse y hacerse añicos y eso duele que veas.
*Corresponsal político.

Viaje a ninguna parte

Hanah Valentín*


 

Patético y desconsolador es el panorama que se nos avecina. Por los cuatro frentes estallan motines a bordo de este barco que nos lleva ¿a alguna parte? o, por el contrario, estamos seguros de hacer lo que se debe o de tratar de hacer creer que es lo justo. Muchas palabras para un sola cuestión que hace ya mella profunda en el panorama nacional. ¿Somos los verdaderos culpables de la sucesión de estos hechos desalentadores? La justicia nace desde la política, pero es la política la verdadera culpable de que lo que sucede. Insultos, y palabras soeces ya son la tónica diaria que nos han colocado en lo más bajo de la educación. Cuando la política es incapaz de asegurar esa "seguridad" a bordo el barco se tambalea y el timón no halla el rumbo adecuado. ¿Hacia dónde vamos? No se puede o no se quiere ir en una dirección concreta por miedo a perder algo que realmente nos conviene mantener a recaudo. Seamos adultos y si en realidad estamos seguros de lo que hacemos no impidamos que la voz se escuche. De nada les vale querer ver otra a esos "magníficos" si en resumidas cuentas están tan emponzoñados como todos los demás. Dejemos que ese viaje a ninguna parte consiga vislumbrar el horizonte por sí mismos ya que los verdaderos motines solo los hemos disfrutado en las pantallas de cine y eso está muy lejos de nuestra realidad.
*Corresponsal político.

Espantapájaros

Hanah Valentín*


Quizás no vaya del todo bien el término, pero creo que es hora de llamar a las cosas por su nombre. Desde la antigüedad se colocaba en las grandes extensiones cultivadas para que los pájaros no se comieran las cosechas. Una sabia solución ya que de ello dependía la existencia de muchas familias. Solía llamarme mucho la atención cuando en algún viaje pude observar al muñeco de trapos y palo que se balanceaba en medio de un huerto. En la vorágine del mundo actual los espantapájaros se han convertido en murallas y el mundo se está volviendo cada vez más inhumano. Cierto es que en muchas ocasiones hay que poner coto a las invasiones de personas que huyen de una guerra. Pero la solución no está en el hormigón o en las alambradas sino en las relaciones entre países y en la concordia de sus proyectos. Nada más lejano que aquello hombres de palo y de trapo que asomaban sus cabezas entre los árboles. La magnitud de del drama humanitario que vivimos no tiene significado porque los pueblos y las naciones se hacen con las manos de quienes las trabajan. " Teniendo en cuenta la naturaleza humana ejercer el poder sobre el sustento de un hombre equivale a ejercer el poder sobre su voluntad". (Alexander Hámilton).

*Corresponsal político.

¿Nada nuevo que contar?

Hanah Valentín*



Tal vez porque nos hayamos vuelto más condescendiente o quizás por que ya todo nos importe un pimiento, lo cierto es que seguimos sacando recuerdos y pasajes de las arcas del desván. No quiero decir que este ejercicio de limpieza, tanto visual como de resquemores no sea del todo conveniente. Pero cuando la tormenta es mayor que la llovizna hay que sacar las botas de agua y el chubasquero. Se escuchan los chascarrillos y los reproches por donde quiera que vayamos. Ponemos a parir al más pintado y lo que es peor hacemos oídos sordos y bocas silenciosas cuando lo que se está amasando nos mete a todos en el saco. El descaro y las malas costumbres continúan haciendo su papel en la política, la economía y la mala educación. ¿Qué vamos a esperar de un país que estamos gestando de esta manera frente al mundo? Mientras, hay otros que no pierden el tiempo y comienzan a barrer masas y a gestionar decretos y reformas. Las ganas de luchar por algo está aislado en este país donde solo llenamos las noticias con rencores pasados, desfiles por los juzgados de la clase política y falta de sentido común y honradez. ¿No hay nada nuevo que contar? Me avergüenzo de estas situaciones que aburren y embotan las mentes. Que nos da lo mismo ocho que ochenta y seguimos nuestra rutina al margen de esas situaciones que tarde o temprano nos harán pupa todos. Y cuando vemos que lo de fuera nos amenaza es entonces cuando intentamos pronunciarnos. ¿No será demasiado tarde? Quizás le hayamos dado demasiado tiempo a vanagloriarnos de lo que fuimos y ahora estamos dándonos cuanta de lo que realmente somos. La vida cambia, las circunstancia también y hay que saber crecer de acuerdo a lo que ésta nos reclama. El hombre no es otra cosa que lo que hace de sí mismo. No perdamos nada de nuestro tiempo; quizás los hubo más bellos pero es el nuestro.

*Corresponsal político.

Pintoresco

 Hanah Valentín* 


 

"La costumbre es una segunda naturaleza que destruye a la primera". Estamos ya tan inmersos en la costumbres de que aquí no pasa nada que lo vemos tordo con una naturalidad desconcertante. Se presenta un comienzo de año donde las temperaturas colapsan los cerebros mutantes de algunos que tratan de escapar de las celdas y de otros que todavía andan corriendo de acá para allá con el fleje de millones bajo el brazo buscando ese escondite donde liberarse de sus contribuciones con el estado. ¿Tiempos de fábula o de ficción? más bien me inclinaría yo por lo primero porque ya son demasiados los que intentan burlarnos y que no desean entender todavía porque la sociedad a despertado de su letargo y cree cada vez menos ellos. Entre carrera y carrera el presidente nos deleita con alguna palabreja sin ton ni son demostrado una vez lo lejos que se encuentra él de todo el meollo de la cuestión. Mientras la olla se calienta  el guiso se consume y cada vez dará para menos comensales que un día soñaron con una vejez tranquila. Hasta donde podremos llegar si unos no ven más allá de sus narices y otros se creen más inteligentes que nadie. Lo peor de todo esto es que el odio y la zancadilla están presente y la supervivencia por los cargos es cuestión de vida. Tal vez cuando en los EEUU se pongan los motores en marcha y las nuevas formas de gobernar nos hagan mirar hacia el continente americano, echaremos muy en falta esa idiosincrasia perdida y los rejos para seguir como hasta ahora. "Pintoresco" agradable a la vista, y no es la imagen que estamos dando al mundo.

*Corresponsal político.

Inframundo

Hanah Valentín*


 

Jóvenes con trabajo durmiendo en la calle. Padres que venden a sus hijos para lucrarse con enfermedades ficticias, la deshumanización está servida. Los inframundos renacen y poco han de envidiar a aquellos que Dante describía en sus trabajos. Todo se remueve y sin apenas poder sacar la cabeza del lodo nos volvemos   hundir en él y en  la complicada y deleznable conspiración del hombre del siglo 21 con su avariciosos proyectos. Huele a herrumbre que tan solo con rozar nuestros dedos ya se deshace como polvo inservible. El mundo se despereza en ese amanecer que no acaba de concluir y donde la línea del horizonte no se puede vislumbrar por el vapor soporífero de la polución, la corrupción y de la metamorfosis que la condición humana está generando entre ella misma. Pocos son los que hacen y muchos los que solamente aportan malas influencias. ¿Qué podría pasar con esta receta mágica que no acaba por llegar a hornearse adecuadamente? Bien podríamos estar ya  en el reino del dios Hades que se creía que estaba por debajo de la Tierra. Mientras las cloacas sigan rezumando olor es que hay podredumbre.  

*Corresponsal político.

No vayamos en contra del mundo

Hanah Valentín*


 

Todavía con el sabor de las uvas en la boca y deseándonos un feliz año parece que nos hayamos quedado inmersos en un bucle de deseos y propósitos que a penas se cumplirán. No vayamos en contra del mundo porque es insondable, aunque nos creamos dueños de todo avance y de toda ciencia. El mundo tal y como lo concebimos los que habitamos en él nos circunda por todas partes y más sabe él de nosotros que nosotros de él. En ese lienzo donde se escribe cada una de nuestras historias no hay cabida para los desafíos porque siempre saldremos perdiendo. El mundo es todo lo que tenemos y estamos pendidos de un hilo en todas sus consecuencias. Pronosticamos futuros inmediatos y a veces nos equivocamos, pero cuando esas premoniciones se verifican nos damos cuenta de lo frágiles que somos. Nos absorbe hasta extenuarnos mostrándonos su furia y su fuerza pero también nos moldea creando para nosotros nuevos horizontes sin olvidar de donde venimos. El mundo es de todos y ¿cómo somos capaces de ir en su contra pues sin él nos desvaneceríamos en las galaxias?. El desenfreno de terror, las catástrofes naturales, las guerras y la suma de incoherencias por parte del hombre nos hacen ser los habitantes más tediosos de la creación. Y yo me pregunto: ¿mundo a dónde vas? quizás no tengas el mismo destino que el hombre porque éstos apenas creen en ti. Por si acaso, sentémonos tú y yo a evaluar ese proyecto que el hombre ha confeccionado con él mismo dentro. El mundo es un "yo" con mayúsculas que no entiende de retos ni desafíos porque solamente es él el que impone las reglas aunque nos pese y lo demás es efímero y banal.

*Corresponsal político.

Calcomanías

Hanah Valentín*


 

Los colores son un fiel reflejo de nuestra actitud frente a la vida. Existen personalidades oscuras y personalidades frescas, vivas y llenas de luz. La sociedad trata de emular muchas de las cosas y de los acontecimientos que se inmiscuyen entre nosotros. Es la hora de la fiesta, pues todo el mundo ha de vestirse de fiesta aunque no le apetezca. Nada está más allá de las decisiones de cada persona y cada uno tenemos y podemos desear, hacer, vivir como nos plazca. Es la era de las "calcomanías sociales" y no me refiero a los juegos y recortables que más de uno hemos construido en nuestra infancia. Todos queremos ser como el otro porque si no nos sentimos rechazados de los demás. ¡Y a qué precio señores! Llegamos incluso a hipotecarnos por no ser menor o distinto al vecino, al compañero de trabajo o tener la casa y el coche que los padres de nuestros hijos. Lo calcado no es real aunque así nos lo muestren. Somos seres distintos que pertenecemos a una sociedad común, pero que en ningún momento tenemos que dejar que nos cambien por el mero hecho de "que está de moda". Cada persona es única e irrepetible y eso es lo que da sentido a la vida y metas para conseguirlo.

*Corresponsal político.

Nobleza obliga

Hanah Valentín


 

La nobleza es una cualidad que no siempre es pura. El interés raya esa causa que a veces nos parece un buen propósito y sin embargo es todo lo contrario. Estamos a punto de terminar un año y son muchas las tareas incumplidas. Nos remoloneamos en banalidades que no llevan a nada sino a perder el tiempo. Muchas son las causas pendientes que requieren una pronta solución porque no todo son paseos  mientras tenemos la casa por barrer. Seguimos echando leña a un fuego que más lejano a apagarse parece que se aviva constantemente y puede llegar a hacer "pupa "a muchos. Nobleza obliga reestructurar las mentes y bajarse de la escalera porque puede llegar a ser peligrosa. Los despilfarros no deben pagarlos los ahorradores.  Promesas y verdades soterradas que ensucian un panorama, ya sucio de por sí, que cuando nos vengamos a dar cuenta habremos perdido hasta el suelo de debajo de nuestros pies.  El escritor W. Whitman ya lo decía." La base donde apoyo mis pies es de granito  que puede disolverse. Me río cuando dicen que podría disolverse porque conozco lo que dura el tiempo".Enhorabuena señores porque han sabido muy bien hacer mal las cosas. 

Aconteceres inciertos

Hanah Valentín


 

Hay un dicho Zen que nos dice: "Quédate quieto y deja de moverte, y la tranquilidad te moverá"." Estamos arañando del pasado momentos claves en nuestra historia. Algunos de ellos no son para vanagloriarse demasiado por los resultados. ¿Es que no está dicho todo? Cierto es que no. Continuamos anclados a ese velero bergantín que nos paseaba por el mundo y sus hazañas de la mano  del insigne escritor Espronceda. O también en aquellos aconteceres inciertos que se vivieron en Filipinas sin saber que la guerra ya había terminado. El coraje de vivir es el tesón de muchos pero también la desgracias de otros que se vanaglorian por creerse en posesión de una verdad que ya no existe. Tapar la boca  al mensajero solo era cuestión de un no rotundo o de una pena. Pena que hoy todavía se filtra cuando no se desea que la verdad salga a la luz. Vivimos capitaneando goletas del tres al cuarto donde cada uno hace lo que le place y a cada paso se retuerce ese futuro que al final podrá terminar estrangulado. Nada se sabe, pero la vorágine de estos días próximos a las fiestas se ven inundados de buenos deseos como siempre, de ilusiones contenidas en un número de lotería y de reuniones familiares donde lo que menos interesa es la familia como tal.  Si por un instante podemos ser nosotros mismos llenaremos de buenos momentos es acontecer que se asoma por la esquina y que nos podría jugar una mala pasada. Hablamos de millones como si hablásemos  de peladillas  y la vida sigue menguando entre nuestras manos haciéndonos cada vez más insensibles frente al devenir de nuestro futuro y del porvenir de las generaciones venideras. 

Amarga victoria

Hanah Valentín


 

¿Y cómo estaba la plaza señores? La plaza estaba abarrotaaaa...¿Recuerdan a aquel ilusorio dúo Sacapuntas? Parece ser que después de mucha testarudez y parsimonia han terminado aburriendo al personal y por fin han conseguido lo que las urnas dijeron, pero el pueblo no. Cuando algo se consigue por extenuación no es para echar cohetes. Ha habido de todo, amenazas, trapos sucios, conjuras y demás artilugios para hacerse con la Moncloa. Pero aquí no ha terminado el espectáculo porque no se ha asentado sobre cimientos firmes, solamente provisionales para conseguir un algo y lo peor de todo para reivindicar  sus políticas y confeccionar nuevos exprimidores de la sociedad. Si usted es feliz, adelante. De eso se trata, de que sea usted feliz y se alabe por todo ello. Pero una "victoria amarga" no es plato de buen gusto. Todo tiene su tiempo y en ello están todos aquellos que vieron hace unos días que no era usted el idóneo para gobernar una nación. España unida sí, pero democrática no porque hacer leña del árbol caído no es un buen acicate para ser admirado. Lo veremos y más me atrevería yo a pronosticar que lo sufriremos todos, incluso su partido en el que existen voces calladas y nuevas a las que hoy no se les deja hablar. Siempre no se tiene la razón y todos nos equivocamos, lo malo es que en esas altas equivocaciones los perjudicados siempre son los ciudadanos. ¡Qué pena me da escribir esto!

El principio del fin del laicismo en Turquía

El fallido Golpe de Estado Militar o "Movimiento del 15 de Julio", en Turquía, como me atrevo a definir, ha sido la excusa perfecta para asegurar y consolidar el poder del actual presidente islamista Recep Tayyip Erdogán y, de paso, socavar y minar la doctrina laicista que ha imperado en el país euroasiático desde la figura Ataturk.

La fracasada asonada militar, que más bien, fue todo un ejemplo de chapuza e improvisación, que pudiera ser sospechosa de autogolpe controlado, ha colisionado seriamente con uno de los pilares que han sostenido hasta ahora el garante de la laicidad del Estado turco, y ha puesto de relieve el decaimiento de la cota de poder del Ejército para neutralizar cualquier intento de radicalización institucional o de menoscabar el fundamento de independencia frente a la influencia religiosa.

Las consencuencias de la asonada militar cuando prácticamente se cumple una semana se han hecho notar en la dura represión del régimen islamista contra los eventuales o supuestos instigadores o promotores en el seno de las Fuezas Armadas y sociedad civil, con una purga propia de una dictadura, la suspensión de facto de las garantías constituciones, denuncia del Convenio de Derechos Humanos, aplicación de la Ley Marcial o Estado de Emergencia por tres meses. Y esto ocurre en un país miembro de la OTAN y aspirante a formar parte de la Unión Europea.

Dado el rumbo de los acontecimientos, la situación que vive Turquía es de contra golpe, con la salvedad de que el actual Gobierno goza de toda la legitimidad política otorgada por las urnas, pero que no debe ser un cheque en blanco para dar riendas sueltas al despotismo y la tiranía. Ahora bien, quienes han elegido esa forma de administración, y la respaldan son personas conscientes que, pasado el tiempo, no podrán alegar ignorancia o desconocimiento sobre su toma de decisiones colectivas.

En el aspecto económico, la consecuencia más inmediata es el dictamen de la agencias de calificación crediticia que señalan la deuda turca como "bono basura". También se tendrá que evaluar el impacto que tendrá la evolución de las previsiones de crecimiento en los próximos meses.

Fuente: La Ranilla.Me

Gaviotas

Herzog*


 

Las gaviotas vuelan alto en busca de las corrientes térmicas que les permitan sustentarse en el aire y planear a gusto y desde lo alto divisar su particular universo y, de paso, asegurar su supervivencia cerca de la costa. Vuelan relativamente alto, aunque muchas veces, a ras de suelo,  pero no tan alejadas del litoral que las alimenta, a lo sumo repuntan hasta el mástil más seguro en lontananza para no perecer ahogadas. Libres y decididas evocan el modelo de libertad e independencia, e incluso, consiguen deslumbrarnos con el blanco casi puro de su plumaje, pero que la cruda realidad de la lucha cotidiana por sobrevivir a toda costa o cualquier precio,  emborrona esa pureza de colorido que la caracteriza objeto de admiración en el espectador neófito en el mundo de la ornitología o de las apariencias. Pájaros blancos que nada tienen que ver con el recreado con mítico Juan Salvador Gaviota, precioso relato que deleitó unas de mis tardes hace bastante tiempo.
Curiosamente, las gaviotas distan de ser aves raras, abundan en nuestras costas y su presencia bulliciosa y cercana nos avisa de los cambios estacionales o climatológicos más inminentes. Dueñas del cielo irrumpen en sus dominios hasta que la pérdida del sentido de la orientación las aboca al abismo o al estercolero o a las aguas turbias de un mal adentro revuelto y convulso de donde difícilmente podrá remontar ese vuelo truncado. Incapaces de sobreponerse a su instinto sucumben ante los espejismos de la ley del más fuerte y cuando se percatan del peligro ya han dado con sus alas sobre las rocas o han sido atrapadas en pleno vuelo por aves rapaces más astutas, pero igualmente frágiles frente a su propia naturaleza.

Empecinamiento

Herzog*


 

Una sociedad no se puede construir ni sustentar sobre las bases del odio y la confrontación permanente porque, más tarde o más temprano, acabarán socavándola o destruyendo. Lo vivido y presenciado la semana pasada durante las sesiones fallidas de investidura del candidato socialista a la presidencia del Gobierno de España en el Parlamento pone de relieve la incapacidad de las fuerzas políticas presentes y representadas de articular un proyecto creíble  de modernización y reforma del país desde el diálogo para la regeneración de  las instituciones y para comprender y acatar lo que ellas mismas entienden como mensaje de los votantes en las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015. Un espectáculo más propio de un circo mediático que del lugar sacrosanto de la democracia donde el uso de la palabra o de la expresión de las ideas constituye su esencia misma como promotora y gestora de las leyes y no gestos circenses de mal gusto para la galería o los flashes para la supuesta distracción de un público, posiblemente, más pendiente de lo que se juega el país.

La falta de miras y el apego a postulados maximalistas definen el comportamiento de los actores de la actividad política que deja por sentado la imposibilidad de acuerdos serios y responsables. Todo parece indicar que las necesidades del país resultan accesorias frente  a las ansias por permanecer en el machito o subirse a él. El quítate tú para ponerme yo sin importar el resto.

Una sensación vacua copó las horas perdidas en el hemiciclo donde los mensajes y oratoria de unos y otros sólo lo colmaban el rencor, resentimiento, la descalificación y el afán de protagonismo y de poder, en algunos casos,  propios de la casta que determinadas formaciones dicen detestar, pero que en la práctica representan su misma esencia. Ahora, tras el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez, volver a empezar y a ver si se impone la sensatez y se logra el mejor acuerdo para España donde los discursos den paso a los hechos que no la conduzcan al abismo. Porque del cielo al infierno sólo media un paso.

LA GATERA, Diario de Avisos. Martes, 8 de marzo de 2016.